Si estás interesado en la venta de arcilla en Vizcaya o bien quieres saber un poco más acerca de este mundo, el siguiente post será de tu interés, ya que hablaremos sobre la mejor manera de pintar la arcilla. Paso a paso indicaremos el procedimiento más adecuado para pintarla, qué necesitaremos y qué es mejor hacer y no hacer para obtener los mejores resultados en nuestros trabajos.

El pintar una figura de arcilla es lo que marca la diferencia entre una pieza normal y monótona y una auténtica obra artesanal con tu propio sello y personalidad. Al pintarla con nuestros diseños le damos luz y siempre será mucho más atractiva (si es que deseas venderla) si presenta un dibujo a estar completamente lisa.

En la venta de arcilla en Vizcaya es importante saber qué se debe hacer para pintar correctamente nuestras piezas. En primer lugar, se debe limpiar bien la pieza con un paño húmedo en agua. De esta manera eliminamos cualquier suciedad que pueda tener y que luego quedaría marcada en la pintura. Después, aplicaremos dos capas de barniz en agua sobre toda la superficie para sellar bien la arcilla y evitar que absorba la pintura.

Una vez quede totalmente seco el barniz, podemos empezar a pintar con nuestra pintura acrílica las primeras capas o bien empezar a marcar el diseño que vamos a realizar para que nos sea más fácil pintarlo sin errores. Es importante pintar siempre capa a capa, es decir, pintar una capa y esperar a que se seque totalmente para poder pintar la segunda. Una vez hayamos terminado de pintar nuestro diseño, deberemos rociarla con dos capas de sellador acrílico.

Desde Alfarería Garmendía recomendamos llevar a cabo todos estos consejos para obtener los mejores resultados. Y sobre todo realizarlos en un lugar abierto y con ventilación, ya que la inhalación excesiva de los selladores puede llegar a ser tóxica.