Para la venta de arcilla en Álava solo tienes que acercarte a nuestra tienda, en la que puedes encontrar una gran variedad de artículos para las plantas. Por supuesto, no falta ni el abono ni la tierra, elementos que resultan muy importantes para el cuidado de cualquier planta. Por eso queremos aprovechar esta nueva entrada para explicarte algo más sobre los diferentes tipos de tierra que se pueden emplear para colocar las plantas.

En realidad, la tierra es una mezcla de diferentes elementos y, en función del porcentaje de cada uno, tendrá unas características u otras. La arena está formada por trozos de roca minúsculos que están gastados por el paso de los años. Puede ser silícea o calcárea, es rugosa al tacto y suele encontrarse en regiones al borde del mar, cerca de las dunas.

La arena silícea es buena para plantas como las amarantas, las azaleas, las camelias, las mimosas y las flores de bulbos. También se puede emplear para plantar zanahorias, judías, nabos, espinacas y las verduras tempranas. La calcárea se suele emplear para los crisantemos, la clavelina, los nepentes, las anémonas, o los hielotropos, así como para las hortalizas de la familia de las crucíferas (como los rábanos o la mostaza).

Como expertos en la venta de arcilla en Álava te podemos comentar que es un producto bueno para las alcachofas, las patatas, los cardos, las coles y las coliflores, así como para las dalias, las balsaminas o las centaureas. Se caracteriza por retener bien los elementos fertilizantes del suelo, con los que se alimentan las plantas. Se encuentra en todas las regiones.

Hay otros tipos de tierra, pero de ellos te hablaremos en una próxima entrada del blog. Recuerda que puedes acercarte a Alfarería Garmendia si necesitas comprar algunos accesorios para el jardín.